Balances de la economía y la política



Llega  la hora de los balances, que nos permitan vislumbrar las bases para el año próximo. El Banco Central del Uruguay publicó la evolución económica del tercer  trimestre, donde el crecimiento del producto bruto interno alcanzó al 2,2% con respecto al mismo trimestre del 2016. Si analizamos los nueve meses del año, el crecimiento llega al 3,1%  que es una cifra relativamente aceptable. Los factores principales de este crecimiento surgen del aumento del consumo privado, 4,1% en los 9 meses, y los continuos avances en comunicaciones que en los 9 meses aumentó al 9,5%. Dos elementos destacan para explicar los aumentos del consumo  privado: las mejoras del salario real y el turismo. Éste, sobretodo proveniente de Argentina, donde el atraso cambiario es superior al existente en Uruguay. Esto es, para los argentinos Uruguay está más barato en dólares. La llegada de argentinos influye también en el crecimiento del comercio, restaurants y hoteles que aumentó 8,1% en los nueve meses y probablemente en el crecimiento de las exportaciones, donde destacan los aumentos provenientes del turismo y de la soja, que en el mismo período crecieron 7,8%.

Algunos datos preocupantes hacen referencia a la caída de la inversión privada que en los 9 meses baja en 3,7% mientras que la pública desciende al 38%. Si lo analizamos desde el ángulo de la oferta, llama la atención el descenso de los sectores agropecuario, la industria manufacturera y la construcción. Un elemento muy significativo es la performance del empleo, que durante el año 2017 se mantiene relativamente estable y no acompaña el crecimiento del PBI. Para un gobierno de izquierda la evolución del empleo es un factor central para los correspondientes avances hacia la igualdad. Las desigualdades se manifiestan claramente en la problemática del empleo. Desde el punto de vista étnico, la raza negra tiene valores más altos de desempleo que el resto. Las mujeres tienen tasas de desempleo superiores a la de los varones. Especialmente, los jóvenes son los que tienen más problemas en términos de desempleo. En las encuestas recientes  de opinión pública,  uno de los principales problemas que marca la población encuestada es el problema del desempleo. Estos datos marcan problemas del propio modelo de crecimiento. El aumento del consumo privado es fundamentalmente atendido por las importaciones de bienes de consumo que según Bafico y Michelin están creciendo a octubre del 2017 al 20%. Algunos rubros de la industria manufacturera como pueden ser  alimentos, textiles, vestimenta y calzado se ven afectados por las importaciones, que son más baratas por el atraso cambiario existente desde hace años en la economía uruguaya. Y éste, sin duda, también influye en las dificultades de bajar la tasa de desempleo.

Además, surgen diversos estudios que analizan los efectos de los cambios tecnológicos sobre el empleo, especialmente por la robotización, la automatización y avances en las tics que podrían estar afectando el empleo. Por ello es necesario se realicen programas específicos para atender esta problemática.

En esencia, el modelo de crecimiento, muestra avances por el aumento del consumo privado y las exportaciones de bienes y servicios, pero cae la industria manufacturera (con y sin refinería), cae la  inversión bruta interna y el desempleo no desciende. Las importaciones de bienes de consumo crecen y valdría analizar los efectos del atraso cambiario sobre estos resultados.

En materia política, las encuestas recientes muestran al Frente Amplio adelante,  seguido muy de cerca por el partido Nacional. Pero probablemente lo más llamativo es que el FA está alrededor de 15 puntos por debajo de su última performance electoral en 2014. Esto nos lleva a la reflexión y esfuerzos de comprender sus causas, de desilusión, de descontento. Sin duda muchos de ellos hoy aparecen entre los que se declaran indecisos, que pueden  terminar votando por el FA, por temor a a las consecuencias que pueden generar un triunfo del partido Nacional, que puedan afectar los logros de los gobiernos frentistas, como está ocurriendo en Brasil y Argentina. También pueden retornar como votantes frentistas por ser el menos malo. Pero lo importante sería que retornaran a la votación del FA por acciones del gobierno y de la fuerza política que le vuelva a dar esperanzas por el cambio.

Uno de los temas centrales en la actualidad, que los medios de comunicación le dan mucha preponderancia, tiene que ver con la  corrupción. Se plantea que abarca a todos los partidos y ello es muy negativo para la izquierda. Los partidos tradicionales tienen historia de corrupción. Este año en el partido Colorado surgió el caso de Sanabria y el cambio Nelson. En el partido Nacional aún se está analizando el caso Bascou, Intendente de Soriano. Pero para la izquierda el combate a la corrupción era un elemento central de sus propuestas. Era claramente un elemento diferenciador. Sin embargo, aparecieron casos nítidos de corrupción en gobiernos progresistas y de izquierda en la América Latina. En el caso de los gobiernos frentistas es difícil encontrar claramente elementos de corrupción, pero los grandes medios de comunicación instalaron el tema a propósito del caso Sendic y la gestión en Ancap. La justicia no se ha expedido. No surgen claramente delitos hasta el momento, pero el tema se instaló e influye entre los votantes de izquierda. Habría que tomar medidas radicales que permitan retomar la ilusión de que la izquierda es distinta. También habría que enfrentar el amiguismo y una especie de feudalización de los  ministerios, donde el sector del FA al que pertenece el Ministro, se lleva los cargos más relevantes, sin analizar si son los más calificados para ello, dejando de lado a frentistas más calificados y aptos para dichas funciones. Es imprescindible enfrentar las rupturas emocionales, generando nuevas esperanzas e inclusive nuevas emociones-

Otro elemento que influye sobre el aumento de los indecisos frentistas son las continuas disputas de dirigentes frentistas en los medios de comunicación. Salimos del tema de los cincuentones, que analizamos en la nota de la semana pasada, que afectaba la unidad del FA. Se encontró una fórmula para alcanzar consenso, lo que sigue hablando muy bien del FA. Pero aún el tema no está cerrado, cuando aparece el problema de impuestos a jubilados militares donde no estarían los 50 votos necesarios en Diputados. Esto no le hace nada bien al FA y es otro llamado de atención, de la necesidad de que los principales referentes de la fuerza política se junten, hablen, intercambien ideas, porque va a estar en juego el futuro cuarto gobierno del FA. 2018 es además el año de las candidaturas.

Noticias relacionadas

Lo político y lo económico en la “lucha del campo”... Este verano, “el campo” uruguayo ha decidido dar una lucha distributiva cuyos objetivos no están claros, cuya agenda tampoco está bien definida, pero ...
Alerta roja ante la posibilidad del uso de nuevos ... Desde los sectores Casa Grande e IR, queremos manifestar nuestra profunda preocupación por la reciente aprobación de 4 eventos transgénicos para uso c...
Balances y perspectivas del Frente Amplio Con una situación  internacional y regional  de avances de la derecha, no es nada sencillo analizar la situación nacional económica y política y, sobr...

Dejar una Respuesta

XHTML: Usted puede usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>