Balances y perspectivas del Frente Amplio



Con una situación  internacional y regional  de avances de la derecha, no es nada sencillo analizar la situación nacional económica y política y, sobretodo, las perspectivas para una fuerza política como el Frente Amplio. En el plano internacional lo más destacado es el gobierno de Trump en los EE UU, y los avances de la extrema derecha en algunos países de Europa. En América del Sur, solo se mantienen gobiernos progresistas en Uruguay y Bolivia, mientras que Venezuela vive una crisis muy profunda en los distintos planos. Los gobiernos nacionales del Frente Amplio están cumpliendo 13 años, con logros muy significativos derivados, entre otros, de la aprobación de los nuevos derechos (legalización del aborto y del consumo de la marihuana, matrimonio igualitario), los avances para los trabajadores y trabajadoras  rurales y del servicio doméstico, las importantes bajas de la pobreza y la indigencia, los elevados aumentos de los salarios reales  y mínimos y un cierto equilibrio en las relaciones capital-trabajo.  Con los ejemplos de los actuales gobiernos de Argentina y Brasil, que profundizan las desigualdades, es muy relevante el mantenimiento en el poder político del Frente Amplio, para asegurar  logros y continuar con el proceso de transformaciones hacia la igualdad.

En la nota de la semana pasada, analizamos ciertos grados de descontento en los frentistas y en los uruguayos y que era imprescindible enfrentar rasgos de corrupción, no comprobados pero instalados en la opinión pública, y los problemas internos que están afectando el valor fundamental de la unidad. Hay problemas de amiguismo y de rupturas emocionales y declaraciones pro empresariales de altos dirigentes del gobierno, que afectan la ideología de la izquierda.

Las relaciones con algunos sectores sociales nos parecen trascendentes. El Frente Amplio ya no tiene el predominio del pasado en los ámbitos universitarios, con la academia, con los estudiantes, ni con los intelectuales. Los gremios estudiantiles son muy críticos desde la izquierda y ganan espacios en  Asamblea Popular. Los jóvenes constituyen el sector social más afectado por los problemas que genera el desempleo abierto. Los jóvenes frentistas buscan nuevas formas de participación, no van a los comités de base, tienen baja participación en la orgánica e, inclusive, no valoran adecuadamente el principio central de unidad del Frente Amplio. La tarea con los jóvenes es fundamental para el futuro de la fuerza política. Los intelectuales se ven alejados del funcionamiento del gobierno y de la fuerza política y no aportan ideas como en el pasado. Muchas veces son extremadamente críticos  e influyen para profundizar los descontentos, donde es relevante el papel de los grandes medios de comunicación que siempre  profundizan, y  a veces tergiversan, en los  problemas internos del FA. Es muy importante en lo inmediato, encontrar caminos de  diálogo y de acercamiento con la academia, donde la elaboración del próximo programa puede ser el motivo y la etapa para lograrlo.

Los extraordinarios avances de baja de la pobreza y la indigencia no son necesariamente logros que se traduzcan en votos frentistas. Las sociedades cambian y tienen nuevas aspiraciones, para lo cual es imprescindible educar, concientizar, motivar e inclusive emocionar. Es necesario enfrentar la fragmentación social, porque la baja de la pobreza no se refleja en logros educativos, se mantienen altos los niveles de deserción y repetición de los sectores de menores ingresos, especialmente en la enseñanza media.

Los descontentos  de las capas medias  pueden provenir de sus limitadas esperanzas en el cambio, por el amiguismo, las posibilidades de corrupción y por los impuestos que deben pagar, mientras se exoneran a los sectores de más altos ingresos y a las empresas, con el objeto de fomentar el ahorro y la inversión.

Con los trabajadores ha habido notorios acercamientos, basados en los logros de la negociación colectiva que permitió aumentos importantes en los salarios reales y mayor fuerza en los gremios respectivos.  Los últimos años marcan dificultades para que descienda el desempleo abierto y esto limita claramente los objetivos de la igualdad, porque afecta más a los jóvenes, a las mujeres y a los de raza negra. No bajan ni el desempleo abierto ni la informalidad. Los sectores primarios no pueden resolver el tema, sino que depende de las evoluciones en la industria y los servicios. Pueden estar jugando factores provenientes de los cambios tecnológicos, pero también la dificultad de rubros intensivos en mano de obra que no pueden competir con importaciones baratas, derivadas del fuerte atraso cambiario prevaleciente en la economía uruguaya. Este es un tema que pasa por la estrategia de desarrollo, por cambios en la matriz productiva, por la propia política macroeconómica, pero sin duda es central para el futuro del Uruguay.

Generar esperanzas no es independiente del funcionamiento de la orgánica del FA. Ésta vive una etapa crítica, sin debates profundos, sin capacidad de tomar decisiones trascendentes, sin relaciones fluidas entre gobierno y fuerza política. Máxime cuando los principales referentes de los sectores políticos no participan de las reuniones formales de la interna frentista. Es imprescindible un nuevo acuerdo político, que modernice la orgánica, para que pueda apoyar al gobierno, pero también controlarlo y   orientarlo, para que sea representativo de sectores sociales y de organizaciones sociales de trabajadores, estudiantiles, cooperativas, feministas, por los nuevos derechos , por los derechos humanos. Esta es la gran tarea en el futuro inmediato. Para que el FA pueda ganar las elecciones por esfuerzos propios, por sus logros, porque vuelve a generar esperanzas en el cambio, y no solamente por la crisis que viven los partidos tradicionales. La etapa de  nuevas candidaturas es relevante. Ya no se puede ganar con una heladera, aunque las dificultades de los partidos tradicionales muestran profundas crisis de ideas y de liderazgos.

Noticias relacionadas

Lo político y lo económico en la “lucha del campo”... Este verano, “el campo” uruguayo ha decidido dar una lucha distributiva cuyos objetivos no están claros, cuya agenda tampoco está bien definida, pero ...
Alerta roja ante la posibilidad del uso de nuevos ... Desde los sectores Casa Grande e IR, queremos manifestar nuestra profunda preocupación por la reciente aprobación de 4 eventos transgénicos para uso c...
Argentina: el vale todo Argentina: el vale todo La democracia supone el reconocimiento de todo sujeto como agente dotado de razón y pasión, por consiguiente de dignidad. A...

Dejar una Respuesta

XHTML: Usted puede usar las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>