Sylvia Rotuno


Izquierda: razón y fe.

“Yo no le creo al gobierno”, dijo  Luis Lacalle Pou en una entrevista televisiva. Así fundamentó su postura crítica respecto de las negociaciones entre el gobierno y UPM. Todo es una cuestión de fe. Creemos en los nuestros y desconfiamos de los contrarios.

Pese a que Freud y sus continuadores han demostrado que no somos tan racionales como nos gustaría serlo, sino que somos más pasionales, afectivos e instintivos de lo que creemos, históricamente el ser humano, ha dado en llamarse “animal racional”. Gusta decir que –a diferencia de los animales, que obran movidos por el instinto- la especie humana sabe actuar guiada por la razón.

¿Siempre? +


Sobre el “todo o nada” en la ética

Cuando leí el libro de María Urruzola sobre Fernández Huidobro, me llamó la atención una idea, que  -por cierto- no fue la que motivó el interés de la prensa y el consiguiente revuelo político que generó. Esa idea  -palabras más, palabras menos-  es la siguiente:

 “en los años sesenta la palabra era revolución…en los años ochenta la palabra era democracia…en los tiempos que corren la palabra es transparencia” +


La mayoría de la gente

La mayoría de la gente, constituye la “gente normal”. Esto genera el círculo vicioso del que hablaba Braunstein a propósito de los tests mentales: lo normal es lo que abunda y lo que abunda es lo normal. Ser integrante de la mayoría confiere  seguridad y la convicción de estar en lo cierto y de ser dueños de la sensatez,  de lo lógico y de lo obvio.

La gente “normal” es de piel blanca, heterosexual, y se guía por el sentido común y los valores standard .

+